Skip to main content

El Museo Farmacéutico de Matanzas, Monumento Nacional de Cuba

El Museo Farmac√©utico de Matanzas, Monumento Nacional y Premio de Restauraci√≥n es el primer centro de su tipo fundado en Cuba y en Am√©rica Latina y √ļnica botica francesa de fines del siglo XIX existente en el mundo; es uno de los tesoros √ļnicos, que alberga la capital provincial matancera, tambi√©n llamada La Atenas de Cuba.

Museo Farmacéutico Matanzas 1

Botica "La Francesa", como popularmente se le denomin√≥ a este esplendoroso establecimiento, ubicado en un edificio de estilo ecl√©ctico tambi√©n catalogado como exponente fiel del neocl√°sico dom√©stico de finales del siglo XIX, fue fundada por el Dr. Ernesto Triolet y su esposa Dolores Figueroa en 1882, en la calle Milan√©s entre Santa Teresa y Ayuntamiento, de la ciudad de Matanzas y se mantuvo funcionando hasta 1964, a√Īo en que se transform√≥ en Museo, luego de haber sido nacionalizada.

Museo Farmacéutico Matanzas 2

Este imponente inmueble, a√ļn mantiene intacta la atm√≥sfera del siglo XIX. Conserva, en el mismo lugar que sus due√Īos escogieron para ellos, hace m√°s de una centuria: sus utensilios, libros con m√°s de 500 mil f√≥rmulas de medicamentos, frascos, estanter√≠as originales, instrumentos, cerca de 3 millones de etiquetas de productos all√≠ elaborados, recipientes de cristal, porcelana, opalina, cer√°mica empleados para guardar los medicamentos o la materias primas de su confecci√≥n, con hermosos dise√Īos que identificaban los diferentes productos en los que pod√≠a leerse: Copal, ra√≠z de Belladona y otros.

Museo Farmacéutico Matanzas 3

Deslumbran adem√°s sus hermosas estanter√≠as de madera preciosa y puertas de cristal, sobre las cuales puede leerse ‚ÄúBotica Francesa Dr. Triolet‚ÄĚ, los hermosos vitrales de colores, y una tradici√≥n que perdura de forma ininterrumpida desde 1882: El Farol de la Guardia que cuelga en la parte frontal del museo e ilumina la ventana de la guardia. Se trata de una caja de forma redonda, met√°lica, con incrustaciones de vidrio de diferentes colores y distintos matices que se entrelazan para conformar la bombilla. Esta magn√≠fica pieza Inglesa, fue encargada de forma muy especial por el matrimonio Triolet y Figueroa.

Museo Farmacéutico Matanzas 4

El negocio familiar, fue dirigido primeramente por el Doctor Ernestro Triolet Lelievre y tras su muerte fue asumido con iguales celo y dedicaci√≥n por su esposa. Al fallecer esta en el a√Īo 1944, asume el negocio su hijo Dr. Ernesto Triolet Figueroa quien, hasta su deceso en 1979, se dedic√≥ en cuerpo y alma a la farmacia, e incluso despu√©s de la nacionalizaci√≥n de esta, se mantuvo en el museo ense√Īando a preservar, a trav√©s del amor, cada uno de los objetos que guardaba.

Seg√ļn sus palabras, la botica era el ideal de su vida, porque en ella hab√≠a nacido y se hab√≠a criado y se hab√≠a consagrado a mantenerla, con el nombre de su familia, en el orden profesional y moral. Dijo, adem√°s, que no saldr√≠a de all√≠ hasta que muriera, y que cuando esto sucediera, se ir√≠a confiado de que alguien la seguir√≠a cuidando por √©l.

Museo Farmacéutico Matanzas 5

Este prestigioso museo, con grado de protecci√≥n uno, erigido muy cerca del Parque de la Libertad, y la Catedral de Matanzas, ofrece visitas dirigidas y asesora a trabajadores y estudiantes de las ciencias m√©dicas farmac√©uticas. En √©l se realizan tambi√©n homenajes a personalidades de las ciencias y el arte. Sus salas expositivas permanentes comprenden lo que fuera la antigua farmacia, la parte que funcionaba como √°rea de venta, rebotica, laboratorio, zagu√°n, 2 almacenes y patio.

Museo Farmacéutico Matanzas 6

Lo cierto que el gran amor del Dr. Ernesto Triolet Figueroa por la Botica La Francesa, rodea como un manto protector al museo y contagia a todos los que laboran en él y tienen la tarea de conservarlo, pero también a aquellos que lo visitan o leen sobre su peculiar historia y sus maravillas.