Skip to main content

¬°Maravillas de mi Cuba! Conoce la Laguna Baconao y su fascinante leyenda

La Laguna Baconao, una de las espectaculares atracciones del parque homónimo declarado Reserva Mundial de la Biosfera por la UNESCO y situada a 52 kilómetros de la Ciudad de Santiago de Cuba, cabecera de la provincia de igual nombre, es uno delos destinos más visitados de dentro de este complejo turístico santiaguero, en el oriente de la isla.

Se trata de un lago de aguas quietas y cálidas de cuatro kilómetros cuadrados de superficie dotado de sorprendentes belleza y riqueza naturales, ideal para realizar memorables paseos en botes o bicicletas acuáticas.

Este para√≠so natural brinda tambi√©n la posibilidad de remontarse a la etapa pre colombina observando la reproducci√≥n escult√≥rica de una aldea ta√≠na‚ÄĒcultura aborigen m√°s avanzada‚ÄĒ, en plena realizaci√≥n de sus faenas cotidianas; as√≠ que seguramente tu bote o bicicleta acu√°ticos se cruzar√°n con una pareja, que parece estar a punto de ‚Äúatrapar‚ÄĚ alg√ļn pez con su lanza.

Si gustas del ecoturismo y la observación de aves, en las áreas de exuberante vegetación que rodean la laguna podrás recorrer los senderos existentes y admirar la fauna y flora locales, compuestas por especies de gran endemismo, así como diferentes aves migratorias que suelen refugiarse aquí.

Tambi√©n ser√° un especial regalo el disfrute de los extraordinarios valores paisaj√≠sticos del lugar donde contrastan, especialmente al atardecer, el brillo el agua de la laguna iluminada por los rayos del sol, con las altas monta√Īas de la cordillera de la Sierra Maestra que la rodean, el cielo azul y el verdor de la profusa vegetaci√≥n esparcido por doquier.

El embalse natural alberga además un criadero de cocodrilos y cuenta con un conocido restaurante especializado en mariscos, cuya deliciosa comida será una bendición para recuperar las energías empleadas en las diferentes actividades de jornada, durante la cual seguramente escucharás la leyenda que da nombre a la laguna y a toda la región.

En ella se habla de un ni√Īo ind√≠gena a quien un √°rbol m√°gico nombrado Baconao le ense√Ī√≥ a tocar m√ļsica usando caracoles de la laguna. El peque√Īo era muy h√°bil pescador y nadador y gran jugador de Batos (juego aborigen semejante al b√©isbol). Acostumbraba tocar m√ļsica con su caracol, sentado a la sombra del m√≠tico √°rbol y tal fascinaci√≥n provocaban sus habilidades que comenzaron a llamarlo Baconao.

Un d√≠a sali√≥ a pasear por los alrededores como siempre hac√≠a y nunca volvi√≥ a saberse de √©l. La m√ļsica que sal√≠a de su caracol empez√≥ a escucharse en la floresta y los pobladores creyeron que la magia de Baconao se hab√≠a quedado en los √°rboles y en toda la regi√≥n que termin√≥ llam√°ndose como √©l.

El Parque Baconao, del cual forma parte la laguna abarca una amplia extensión de territorio, casi 85 mil hectáreas, entre cuyos atractivos figuran llamativos sitios escultóricos, sitios de gran valor histórico y regiones de extraordinarias belleza y riqueza naturales pertenecientes a importantes áreas protegidas del país con un alto grado de conservación.